INFECCIONES GASTROINTESTINALES

Las infecciones gastrointestinales se encuentran entre las más frecuentes en atención primaria. Aunque no siempre son graves y a menudo pueden resolverse de forma rápida, pueden serlo en determinados entornos sanitarios o en ciertas poblaciones.



De 3 a 6 millones de niños mueren cada año en todo el mundo por gastroenteritis infecciosa. Las infecciones gastrointestinales pueden ser causadas por un gran número de microorganismos como:

  • Adenovirus. Después del rotavirus, es la principal causa de diarrea infantil.

  • Campylobacter. Constituyen una de las causas bacterianas más comunes de gastroenteritis en todo el mundo; frecuente en niños menores de dos años. Puede provocar diarrea (a veces hemorrágica), cólicos, vómito y fiebre.

  • Clostridium difficile. Es la causa de hasta el 25% de los casos de diarrea asociada con antibióticos, generalmente contraída en hospitales o centros de atención sanitaria. Los ancianos y los pacientes inmunodeficientes son los grupos de más riesgo. La reciente aparición de cepas muy toxigénicas y resistentes de C. difficile ha dado lugar a un aumento de la frecuencia y la gravedad de los brotes, así como a un incremento de la morbilidad y la mortalidad.

  • Escherichia coli. Es la causa principal de la diarrea del viajero y una de las causas más importantes de enfermedad diarreica en el mundo en vías de desarrollo, sobre todo entre los niños.

  • Escherichia coli O157:H7. Es un tipo de bacteria E. coli productora de la toxina tipo Shiga, que causa infecciones gastrointestinales con síntomas que incluyen la diarrea hemorrágica y vómito. Aunque generalmente se resuelve a los pocos días, a veces (5 a 10% de las infecciones) puede dar lugar a un síndrome urémico hemolítico (SUH), que puede provocar insuficiencia renal si no se trata.

  • Helicobacter pylori. Causa gastritis y se ha asociado con el desarrollo de úlceras gástricas y duodenales. Puede causar dolor estomacal o náuseas, pero en muchos casos no tiene síntomas. Las personas infectadas tienen un riesgo de 10 a 20% de desarrollar úlceras pépticas a lo largo de su vida y un riesgo de 1 a 2% de cáncer de estómago.

  • Rotavirus. Es la causa más frecuente de diarrea en niños pequeños y lactantes y es responsable de los casos más graves. Aunque existe la vacuna contra el rotavirus, causa más de medio millón de muertes al año de niños menores de cinco años.

  • Yersinia enterocolitica. Es una causa relativamente poco frecuente de diarrea y dolor abdominal. Entre los síntomas habituales están la fiebre, el dolor abdominal y la diarrea, que a menudo es hemorrágica.

En México, un grupo de académicos de la Facultad de Química, evalúa extractos orgánicos de plantas medicinales mexicanas con potencial terapéutico, utilizando diferentes procedimientos o sustancias para proteger el estómago y el riñón, como el uso de gasotransmisores (pequeñas moléculas gaseosas que se pueden difundir con facilidad por el organismo): el sulfuro de hidrógeno y el óxido nítrico, los cuales, se ha reportado, tienen diferentes actividades a nivel sistémico.

Respecto el sulfuro de hidrógeno, se ha determinado, tiene diversas funciones terapéuticas como regular la homeostasis, potenciar la defensa antioxidante, tener funciones vasculares, regular la presión sanguínea y los procesos de angiogénesis; así como del óxido nítrico, molécula que se difunde fácilmente a través de los tejidos y a la que se le han descrito actividades como agente antifibrótico, favorecer los procesos de vasodilatación, tener efectos antiproliferativos, evitar la producción de nuevas células que pueden potenciar los daños consecutivos y efectos antiinflamatorios.

La regulación del sulfuro de hidrógeno está relacionada con el óxido nítrico. En el caso del estómago, se puede favorecer la liberación de los mecanismos de defensa primarios como producción de moco, que funciona como una barrera protectora, y la producción de bicarbonato de sodio, el cual puede regular procesos de permeabilidad, antiinflamatorios y la transcripción de enzimas antioxidantes.

Para el riñón, se ha encontrado que el sulfuro de hidrógeno junto con el óxido nítrico, son muy importantes ya que favorecen la irrigación sanguínea, la estabilización de las proteínas y dan un buen espectro antioxidante y factor antiinflamatorio.

México es considerado el segundo país con el mayor número de plantas medicinales, a la fecha, se han reportado más de 31,000 especies y, aproximadamente, el 10% de estas son utilizadas en la medicina tradicional


BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

BioMérieux. Infecciones gastrointestinales. Disponible en: https://www.biomerieux.com.mx/recursos/informacion-sobre-el-cuidado-de-la-salud/infecciones-gastrointestinales

Ramírez-Venancio Y. Estudian plantas medicinales y procedimientos para tratar enfermedades gastrointestinales y renales. Facultad de Química (UAEM). Disponible en: https://quimica.unam.mx/estudian-plantas-medicinales-y-procedimientos-para-tratar-enfermedades-gastrointestinales-y-renales/.