HISTORIA DE LOS SERVICIOS DE EMERGENCIA

La historia de la atención prehospitalaria es remota y podría decirse que se inicia con el primer transporte de un paciente a un servicio de atención en salud. Se dice que en la época de los zares de Rusia, el médico y un ayudante se trasladaban en una carreta por los campos de batalla y recogían los pacientes más graves para llevarlos a los servicios de atención en salud. En la guerra napoleónica los heridos de la batalla eran transportados en carretas tiradas de caballos o por hombres, siempre en la retaguardia como manera de proteger al personal médico del frente de batalla, es ahí donde aparece el término ambulancia, de la raíz francesa “ambulant” que significa camina o deambula. Sin embargo, pasaron muchos años hasta que se comenzó a pensar en tratar a los pacientes mientras eran trasladados.



El concepto de atención prehospitalaria nació aproximadamente en 1940 con los cuerpos de bomberos de los Estados Unidos, quienes fueron los primeros en brindar atención médica a los enfermos o heridos mientras eran transportados. En 1960 la Academia Nacional de Ciencias introdujo normas para el entrenamiento del personal que tripula las ambulancias y en 1962 se programó el primer curso para la formación de Técnicos en Emergencias Médicas.


Los primeros esfuerzos desarrollados estuvieron encaminados a las enfermedades coronarias como las arritmias graves y muerte súbita, fue así como aparecieron la primeras Unidades Coronarias Móviles. Luego, con la experiencia bélica de Corea y Vietnam, donde se evidenció la importancia de la asistencia inmediata de los heridos en el campo de batalla por personal especializado combinándolo con un transporte rápido para la iniciación del tratamiento definitivo, fue que los sistemas de atención en salud tanto públicos como privados empezaron a incorporar a estos, recursos específicos para que pudiera darse una adecuada asistencia en corto tiempo a las víctimas de traumatismos o hechos violentos y lograr así disminuir la mortalidad por esta causa.


Datos sobre la atención prehospitalaria

  • En 1797, Jean Dominique Larrey diseña el TRIAGE y el transporte de heridos.

  • En 1847, Málaga. El transporte de heridos en la guerra duraba horas y hasta días.

  • En 1862, Jhon Letterman mejora el sistema con una ambulancia con un sargento a caballo y dos camillas dentro del carruaje.

  • En 1862. Avance importante en la fijación de las fracturas femorales. Disminuye 70% la mortalidad en el traslado.

  • En 1867, Jean Henry Dunant crea la cruz roja.

  • En 1870 se usa por primera vez el medio aéreo.

  • En 1910. Primeras pruebas de traslado en aeroplano en Francia, luego de 800 metros el avión cae.

  • En 1944 durante la segunda guerra mundial mejoran los sistemas de ambulancias.

  • En 1951. En la guerra de Corea se usan los helicópteros para evacuar los heridos del sitio.

  • En 1956, Safar y Elan perfeccionan las técnicas de reanimación.

  • En 1959. Desarrollo del primer desfibrilador.

  • En 1959. El interés mundial de países como Francia, la URSS, Alemania e Italia, comienza a estructurar sus sistemas de atención pre-hospitalaria.

En Latinoamérica

  • En 1977, Miguel Ángel Tena Salim forma el escuadrón de rescate Araba, para posteriormente tener el nombre de Escuadrón S.O.S.

  • En 1979, el Dr. Gustavo Báez, cirujano de la Cruz Roja Mexicana, intenta comenzar un programa de entrenamiento sin éxito.

  • En 1979 Brasil y Venezuela inician sus pasos en la creación de los mismos programas.

  • En 1981 los doctores Griffe y Zamudio retoman el tema y crean la Escuela Formal de Técnicos en Urgencias Médicas.

  • En 1981 la República Dominicana crea el 1er Curso EMT.


Servicio de atención de emergencias en México

Para el fortalecimiento y consolidación del servicio de atención de llamadas de emergencia en México, el Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP) aprobó los Acuerdos 10/XXXVII/14 y 12/XXXVIII/15 en diciembre de 2014 y agosto de 2015, respectivamente. A partir de estos acuerdos se construyó un conjunto de instrumentos homologados que posteriormente se constituyeron en la base para implementar un número único de atención de llamadas de emergencia en México: el 9-1-1.


En noviembre de 2015, tres meses después de dichos acuerdos, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) presentó el Catálogo Nacional de Incidentes de Emergencia (CNIE), primer instrumento nacional de estandarización que contribuyó a ordenar los servicios de emergencia en uno de sus componentes principales: la información.

Con el CNIE, la clasificación de incidentes se homologó en todo México bajo los mismos criterios y conceptos permitiendo, a partir de enero de 2016 y por primera vez, generar estadísticas nacionales. La elaboración de estadísticas permitió dimensionar el volumen de la demanda de servicios por cada tipo de incidente, identificar las principales problemáticas sociales, fenómenos delincuenciales y de salud, así como las características en el comportamiento de los usuarios, con lo cual se pudieron empezar a definir políticas públicas para atender ciertos fenómenos a partir de información estandarizada.


A los dos acuerdos del CNSP se sumaron el 06/XXXIX/15 y el 03/XL/16 en diciembre de 2015 y agosto de 2016, respectivamente, para dar complemento al marco institucional existente hasta ese momento, como un paso necesario para generar las condiciones de coordinación en los tres órdenes de gobierno.


En diciembre de 2015, la publicación de los Lineamientos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) instruían la implementación de un número único de atención de llamadas de emergencia, lo cual no sería viable sin la conformación previa de una plataforma técnica y operativa común para todo el país.


La construcción de otros elementos de estandarización, como el modelo homologado de atención telefónica o el sistema para la ubicación geográfica de la llamada, contribuyeron a una adecuada implementación del número único de emergencias 9-1-1, proceso que inició en octubre de 2016 y concluyó en junio de 2017.


Durante el proceso de implementación del número único de atención de emergencias se logró elevar el peso específico del componente médico, mediante la construcción de convenios y acuerdos interinstitucionales con el sector salud y el de asistencia social de urgencias prehospitalarias, que han sido la base para la definición de protocolos y modelos de coordinación con el 9-1-1 a nivel nacional.


En junio de 2016 se firmó el Convenio de Colaboración con la Cruz Roja Mexicana y en noviembre de 2016, a través del Consejo Nacional de Salud, se aprobó el Acuerdo 05/XV/CO- NASAVI/2016, en el que se establece un marco de actuación específico para el sector salud en su coordinación con los Centros de Atención de Llamadas de Emergencia.


BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA


Servicios Integrales de Atención Pre-hospitalaria. Historia del sistema pre-hospitalario a nivel mundial. Disponible en: https://sospuebla.com/historia-del-sistema-pre-hospitalario-a-nivel-mundial/

SEGOB. Catálogo Nacional de Incidentes de Emergencia. Disponible en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/267176/Cat_logo_Nacional_de_Incidentes_de_Emergencia_9_1_1.pdf