FACTORES DE RIESGO DE UN INFARTO DE MIOCARDIO

El ataque cardiaco, también llamado infarto de miocardio, consiste en la obstrucción brusca del paso de sangre a lo largo de una arteria coronaria con la subsiguiente muerte de la parte del corazón que es irrigada (alimentada) por dicha arteria.




La mayoría de los infartos de miocardio son consecuencia del desarrollo previo de aterosclerosis coronaria, un proceso crónico y progresivo que consiste en la obstrucción de las arterias coronarias por placas rellenas de grasa y colesterol. La ruptura súbita de una de las placas tiene como consecuencia la formación de un pequeño coágulo (trombo) sobre su superficie, el cual obstruye totalmente el paso de sangre a lo largo de la arteria con la subsiguiente falta de riego y muerte de una zona del corazón.




Ciertos factores contribuyen a la acumulación de estos depósitos de grasa no deseada y colesterol. Entre los factores de riesgo de un infarto de miocardio, están:


  • Edad. Hombres de 45 años o más y mujeres de 55 años o más tienen mayor probabilidad de tener un ataque cardiaco.

  • Consumo de tabaco. Incluye el tabaquismo pasivo (exposición al humo) por largo tiempo.

  • Presión arterial alta. Con el tiempo, la presión arterial alta pude dañar las arterias que van hacia el corazón.

  • Niveles altos de colesterol o triglicéridos en sangre. Un nivel alto de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (colesterol "malo") puede estrechar las arterias. Un nivel alto de triglicéridos, un tipo de grasa de la sangre que proviene de la dieta, también aumenta el riesgo de un ataque cardiaco. Sin embargo, un nivel alto de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (colesterol "bueno") puede reducir el riesgo.

  • Obesidad. Está relacionada con el nivel alto de colesterol en sangre, el nivel alto de triglicéridos, la presión arterial alta y la diabetes. Reducir el 10% del peso corporal puede reducir el riesgo.

  • Diabetes. No producir suficiente insulina (una hormona secretada por el páncreas) o no responder a la insulina de manera adecuada, provoca que los niveles de glucosa en la sangre del cuerpo aumenten, lo que incrementa el riesgo de tener un ataque cardiaco.

  • Síndrome metabólico. Este síndrome se manifiesta cuando existe obesidad, presión arterial alta y nivel alto de glucosa en la sangre. Las personas que lo padecen son dos veces más propensas a tener una enfermedad cardiaca que las que no lo tienen.

  • Antecedentes familiares de ataques cardiacos. Hermanos, padres o abuelos que hayan tenido ataques cardiacos a temprana edad (antes de los 55 años en los hombres y de los 65 años en las mujeres), pueden tener mayor riesgo.

  • Falta de actividad física. Las personas que hacen ejercicio con regularidad tienen un mejor estado cardiovascular e incluso tienen una presión arterial más baja.

  • Estrés. Algunas personas responden al estrés de maneras que pueden aumentar el riesgo de tener un ataque cardiaco.

  • Consumo de drogas ilegales. Consumir cocaína o anfetaminas, puede provocar un espasmo de las arterias coronarias y causar un ataque cardiaco.

  • Antecedentes de preeclampsia. Esta afección causa presión arterial alta durante el embarazo y aumenta el riesgo de tener enfermedades cardiacas de por vida.

  • Una enfermedad autoinmunitaria. Los trastornos como la artritis reumatoidea o el lupus pueden aumentar el riesgo de tener un ataque cardiaco.



BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA


Mayo Clinic. Ataque cardíaco. Síntomas y causas. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/heart-attack/symptoms-causes/syc-20373106

Sociedad Española de Medicina Interna. Infarto agudo de miocardio. Disponible en: https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/infarto-agudo-de-miocardio